Nuestra vida está llena de grandes momentos y otros que, sin darnos cuenta, llegan a serlo. Viajamos a lugares increíbles y visitamos monumentos que, hace miles de años, alguien decidió que ese era el lugar correcto del mundo para hacer aquello que la humanidad admiraría para siempre. Creo firmemente que cuando dos personas deciden, por encima de todo y de todos, unirse para siempre, están mostrando ese monumento al AMOR que nunca terminaremos de construir, con cada mirada, con cada gesto o simplemente, con “buenos días, mi amor”. Vamos poniendo esas piedras que harán que vuestra gran obra de arte sea cada vez más delicada y especial. Poco importa si es algo que no verán nunca los millones de turistas que pasan por ROMA, por ejemplo, pero desde luego la persona más importante del mundo para nosotros si que sabrá justo que ese era el lugar correcto y la situación ideal.

Hoy os traigo con muchísimo cariño la preboda que hicimos con Fete & Aran, nada más y nada menos que en ROMA. Os aseguro que los días que pasamos juntos, no sólo fue un momento de paz para nosotros sino que también nos abrió las puertas de vuestro particular museo donde pudimos ver la gran obra de arte que estáis construyendo con vuestro AMOR.

Gracias por dejar que nuestras cámaras se colaran con la curiosidad de un niño pequeño para hacer que cada instante y cada caricia lo recordéis para siempre. Estamos seguros de que mañana será un día muy especial y mágico y estamos muy contentos de poder seguir curioseando con vosotros.

SHARE