Alejandro y Natalia se casaron en un precioso día, en la increíble finca granja Santa Eufemia en Olmos de Ojeda, Palencia. Esa tarde todo inspiraba romanticismo. M iraras donde miraras, las ilusiones de ellos estaban a flor de piel, las miradas con sus familiares se iban sucediendo poco a poco y cada vez que hacía un click, no podía dejar de sentir que un pedacito de su gran día se transformaba en un suspiro para el recuerdo.

No puedo negar que las bodas en Castilla, mi Castilla, tienen un algo de melancolía.  Y tampoco puedo negar, que cada vez me gusta más  meterme dentro de todo lo que implica una boda, sus sentimientos , sus emociones, su gran parte de romanticismo. En definitiva, las ilusiones que ponéis cada una de las parejas con las que tengo la suerte de cruzarme por el camino.

Alejandro y Natalia comenzaron ayudados por sus familiares más queridos. El traje militar de Alejandro era increíble, su madre emocionadísima y el novio hecho todo un galán esperando a la siempre sonriente Natalia. Desde que entramos en su habitación y vimos su precioso vestido completamente bañado por la luz tan especial de esas tierras palentinas, sabíamos que esta boda iba a ser una boda increíble. Todo esperaba a que se diesen el si quiero. Creo que todo se paralizó un momentito para que ellos dos se mirasen a los ojos y casi, entre una leve sonrisa de él y una pequeña lágrima de ella,  dieran el paso más importante de sus vidas y lo dieran juntos.

Gracias chicos por dejarnos compartir vuestro precioso día, por dejarnos pasear entre el trigo al atardecer y, sobre todo, por dejarnos compartir con vosotros lo especial de ese día. Sabéis que lo más importante para nosotros es que  “ Viváis las fotos de vuestra boda” y desde luego, ese día nosotros las vivimos por encima de todo.

Un abrazo muy grande

Manuel & Eva

 

SHARE
COMMENTS