Cuando llegó Martina todo se iluminó. Eso es lo que me trasmitió esta preciosa niña en cuanto me miró con sus ojazos  enormes y en cada disparo parecía que nos quería hablar. Fue una tarde increíble en la que Martina y sus papás estuvieron todo el rato dándose mimos y donde en cada rincón del salón, donde hicimos la sesión, se convirtió en un rinconcito de corazón .

Gracias David & Sheila  por brindarnos la oportunidad de hacer que ese momento de vuestra hija se convierta en recuerdo para toda la vida.

Un abrazo

Manuel & Eva

www.manuelcastano.es

SHARE
COMMENTS